Certificación de Salas Cunas y Jardines Infantiles

Existe consenso a todo nivel respecto de la importancia de los primeros años de los niños y niñas para su desarrollo futuro. La primera infancia constituye la base de las capacidades cognitivas, emocionales y sociales de las personas, en la que influyen de forma importante las experiencias durante la infancia temprana, las que serían fundamentales en las oportunidades futuras de aprendizaje, salud física y mental. Es por ello que la estimulación, cuidado y educación que pueda otorgarse en esta etapa debe ser de alta calidad.

La evidencia indica que asistir a un centro de educación parvularia de calidad tiene efectos positivos, tanto en el desarrollo cognitivo como socioemocional de los niños, especialmente para aquellos que provienen de familias de mayor vulnerabilidad social. Por el contrario, la evidencia también nos advierte que la asistencia a centros de educación parvularia de baja calidad puede tener un efecto negativo en los menores, que es difícil de revertir.

Considerando lo anterior, la nueva institucionalidad de Educación Parvularia, exige a todos los centros educacionales que entreguen educación integral a niños desde su nacimiento hasta el ingreso a la educación básica, contar con una certificación del ministerio de Educación para poder funcionar. En efecto, aquellos que requiera recibir aportes del Estado deben contar con Reconocimiento Oficial, mientras que todos los demás, deben obtener Autorización de Funcionamiento.

Con ello, el ministerio de Educación fortalece su rol rector y articulador en educación, elaborando las políticas públicas del área y otorgando la Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial, según corresponda, a los establecimientos que imparten educación parvularia.

Con este proceso, avanzan los niños y niñas de Chile en su derecho a contar con educación de calidad, derecho garantizado por el Estado, a través de su adherencia a la Convención sobre los Derechos del Niños (1989), acercándonos cada vez más a igualar las condiciones educativas desde la sala cuna.

El Reconocimiento Oficial de Establecimientos Educacionales es un acto administrativo mediante el cual la autoridad, tras la comprobación del cumplimiento de requisitos técnico pedagógicos, jurídicos y de infraestructura,  le entrega a un establecimiento educacional la facultad de certificar válida y autónomamente la aprobación de cada uno de los ciclos y niveles que conforman la educación regular, y ejercer los demás derechos que confiere la ley, como obtener aportes del Estado, seguro escolar y textos escolares.

El conjunto de requisitos que los establecimientos deben cumplir se encuentra en los Decretos N°315 y N°548 de Educación, adicionalmente, si el establecimiento desea impetrar subvención, se debe considerar lo dispuesto en el Decreto N°148, también del Ministerio de Educación.

La Ley N°20.832. establece que todas las salas cunas y jardines infantiles que reciben aportes del Estado, deberán contar con Reconocimiento Oficial. Por lo tanto, todo establecimiento educacional que atienda integralmente a niños/as entre 0 a 6 años de edad debe contar con ella.
Dado lo anterior, para que un establecimiento educacional pueda ser reconocido por el Estado, el representante legal de la entidad sostenedora deberá presentar una solicitud, acompañando documentación requerida de acuerdo con normativa vigente para acogerse a trámite., la que será sometida a un procedimiento administrativo en que se evaluará el cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa vigente, contando con 90 días hábiles para poder resolverla.

Los requisitos, según el tipo de usuario son:

En el caso de los requisitos jurídicos, el Decreto N° 315, señala que el sostenedor y el inmueble deben cumplir con ciertas características, tendientes otorgarle viabilidad, continuidad y una única finalidad al servicio educacional.

Para mayor información:

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1026910 (Decreto N°315 del Ministerio de Educación)

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1078172 (Ley N°20845 del Ministerio de Educación)

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=127911 (DFL N°2 del Ministerio de Educación)

-Persona jurídica de derecho público o privado, en este caso (persona jurídica de derecho privado) deberá tener como objeto social único la Educación. El sostenedor será responsable del establecimiento educacional. Si, además, se quiere recibir subvención del Estado, debe cumplir con lo dispuesto en la Ley N°20.845.
-Acreditar capital mínimo en proporción a la matrícula proyectada para el siguiente año, según dispone la tabla contenida en el artículo 14° del Decreto N°315 del Ministerio de Educación.

-Estar en posesión de un título profesional o licenciatura de al menos 8 semestres, otorgado por una Universidad o Instituto Profesional del Estado o reconocido por este;
-No haber sido sancionado con las inhabilidades para ser sostenedor por haber cometido alguna de las infracciones graves señaladas en el artículo 50 del DFL N°2/1998 del Ministerio de Educación.
-No haber sido condenado como autor, cómplice o encubridor, por crimen o simple delito de aquellos que refiere el Título VII del Libreo II del Código Penal, y/o Ley N°20.000.
-No haber sido condenado con la pena de inhabilitación perpetua para cargos, empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren relación directa y habitual con personas menores de edad a que se refiere el artículo 39 bis del código penal.
-No haber sido condenado, en más de una ocasión dentro de los últimos cinco años, por un tribunal de la República por haber ejercido prácticas antisindicales, haber incumplido la ley N°19.631 en cuanto al pago de cotizaciones previsionales o en virtud de acciones de tutela laboral por vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores.

-Deberá acreditar dominio, arriendo o comodato del inmueble donde funciona el establecimiento. El que debe durar al menos 5 años. Si, además, se quiere recibir subvención del Estado, debe cumplir con lo dispuesto Ley N°20.845.

El Decreto N°548/1989 del Ministerio de Educación, aprueba normas para la planta física de los locales educacionales que establecen las exigencias mínimas que deben cumplir los establecimientos reconocidos como cooperadores de la función educacional del Estado, según el nivel y modalidad de la enseñanza que impartan para asegurar la implementación de ambientes de aprendizaje con espacios apropiados, seguros y saludables.

 

Según lo establecido por el Decreto N°315, el sostenedor debe acreditar:

-Que el local donde funcione el establecimiento educacional cumple la normativa establecida en materia de infraestructura y urbanismo.

 

Para mayor información:

  • https://www.leychile.cl/Navegar/?idNorma=14166 (Decreto N°548 del Ministerio de Educación)

 

-Que el inmueble cumple con los requisitos establecidos en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, acompañando certificado de recepción definitiva de obras.

 

Para mayor información:

  • https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=8201 (Decreto N°47. OGUC del Ministerio de Vivienda y Urbanismo)

 

-Que el local reúne las condiciones sanitarias mínimas exigidas por el Ministerio de Salud, acompañando el informe respectivo otorgado por el organismo competente.

 

Para mayor información:

  • https://www.leychile.cl/Navegar/?idNorma=11974 (Decreto N°289 del Ministerio de Salud)

La nueva plataforma para la certificación de establecimientos de Educación Parvularia, permite realizar la presentación de documentación para obtener el Reconocimiento Oficial (RO) o la Autorización de Funcionamiento (AF).

Es importante que sepas que estamos implementando una mejora para la actualización de los datos del sostenedor.

Por ello, para los trámites de RO/AF tanto para sostenedor nuevo o ya existente, de ahora en adelante se solicitará la misma información (datos del sostenedor, datos del representante legal y datos jurídicos del sostenedor).

La diferencia será que en caso para el  sostenedor ya existente, estarán precargados en el sistema los datos y documentos del sostenedor.

Cuando el sostenedor esté aprobado por la SEREMI será posible modificar el nombre del sostenedor, ni su calidad jurídica. Sólo se permitirá modificar la región, teléfono, correo y dirección.

Revisa nuestro instructivo pinchando acá.

Paso a paso para ingreso de datos del sostenedor

A continuación, encontrará documentos y un tutorial destinados a los representantes legales de establecimientos que deben contar con reconocimiento oficial.

Manual_Representante_Legal_Sistema_Reconocimiento_Oficial_(RO-AF)

Sistema_de_Reconocimiento_Oficial_-_Preguntas_Frecuentes Sistema

 

Haz doble click sobre la imagen para acceder a la plataforma:

 

A continuación, encontrarás material de apoyo e informativo que puedes descargar para consultar.

Manual para el Reconocimiento Oficial

 

 

 

 

 

Orientaciones

Orientaciones para la Elaboración de Proyectos Educativos Institucionales

Orientaciones para la Elaboración del Reglamento Interno

 

Pauta Autoevaluación VTF 2019

Uno de los objetivos de la Subsecretaría es avanzar en el Reconocimiento Oficial de los establecimientos VTF. Para apoyarlos en esta tarea, creamos una pauta de autodiágnostico que servirá para visibilizar el estado de los establecimientos de este tipo en el país y así, orientar de mejor manera los esfuerzos necesarios para cumplir con esta exigencia legal.

¿Qué buscamos con esto?

– conocer el estado de cumplimiento RO de cada establecimiento para poder apoyar según las necesidades de cada uno.

– para los casos en que cumplan, instarlos a presentar su solicitud de RO lo antes posible.

– para los casos que no cumplan, buscar la forma de apoyarlos para que realicen los proyectos de arquitectura y logren cumplir con el RO.

 ¿Qué estamos proponiendo?

– Que los VTF que completen la pauta y envíen los documentos que ahí se les piden, puedan recibir la visita de un profesional de infraestructura que les confirme/corrija el diagnóstico y dependiendo de cuál sea este, ver diferentes opciones para avanzar en el proceso. 

– Opciones dependiendo del diagnóstico:

(a) proponer modificaciones menores para rápida ejecución

(b) si requiere modificaciones mayores, hacer propuesta general para que un arquitecto del sostenedor realice el proyecto de mejora, asegurando todos los requisitos del RO.”

Autoevaluación VTF 2019_SdEP

A continuación, encontrarás el listado actualizado al 29.11.2019 de los jardines infantiles con aportes del Estado que cuentan con la certificación que se exige para seguir en funcionamiento a contar del 2022.

Haz doble click sobre la imagen para acceder al listado:

 

Existe consenso a todo nivel respecto de la importancia de los primeros años de los niños y niñas para su desarrollo futuro. La primera infancia constituye la base de las capacidades cognitivas, emocionales y sociales de las personas, en la que influyen de forma importante las experiencias durante la infancia temprana, las que serían fundamentales en las oportunidades futuras de aprendizaje, salud física y mental. Es por ello que la estimulación, cuidado y educación que pueda otorgarse en esta etapa debe ser de alta calidad.

La evidencia indica que asistir a un centro de educación parvularia de calidad tiene efectos positivos, tanto en el desarrollo cognitivo como socioemocional de los niños, especialmente para aquellos que provienen de familias de mayor vulnerabilidad social. Por el contrario, la evidencia también nos advierte que la asistencia a centros de educación parvularia de baja calidad puede tener un efecto negativo en los menores, que es difícil de revertir.

Considerando lo anterior, la nueva institucionalidad de Educación Parvularia, exige a todos los centros educacionales que entreguen educación integral a niños desde su nacimiento hasta el ingreso a la educación básica, contar con una certificación del ministerio de Educación para poder funcionar. En efecto, aquellos que requiera recibir aportes del Estado deben contar con Reconocimiento Oficial, mientras que todos los demás, deben obtener Autorización de Funcionamiento.

Con ello, el ministerio de Educación fortalece su rol rector y articulador en educación, elaborando las políticas públicas del área y otorgando la Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial, según corresponda, a los establecimientos que imparten educación parvularia.

Con este proceso, avanzan los niños y niñas de Chile en su derecho a contar con educación de calidad, derecho garantizado por el Estado, a través de su adherencia a la Convención sobre los Derechos del Niños (1989), acercándonos cada vez más a igualar las condiciones educativas desde la sala cuna.

A continuación, se presenta el listado de los antecedentes que deben ser acompañados junto a la solicitud de Autorización de Funcionamiento, los que serán cotejados por la respectiva Secretaría Regional Ministerial de Educación, pretendiendo ser una guía que oriente su labor e insumo base de esta, elaborado conforme las exigencias establecidas en la ley N°20.832 y en su reglamento.

Todos los documentos necesarios para presentar la solicitud de certificación de Autorización de Funcionamiento se encuentran detallada en el siguiente documento para ser descargado:

Pauta de Cotejo 

Ponemos a disposición de la comunidad educativa documentos con las principales directrices en torno a los requerimientos para obtener la Autorización de Funcionamiento del nivel.

Manual AF SdEP

Presentación Jornadas AF

Para descargar la presentación adjunta, haz doble click sobre la imagen: 

 

A continuación, encontrarás el listado actualizado al 29.11.2019 de los jardines infantiles que cuentan con la Autorización de Funcionamiento.

Puedes descargar el documento adjunto, haciendo doble click sobre la imagen:

La nueva plataforma para la certificación de establecimientos de Educación Parvularia, permite realizar la presentación de documentación para obtener reconocimiento oficial (RO), en el caso de los establecimientos que reciben financiamiento del Estado y la autorización de funcionamiento, AF, en el caso de los privados. de manera digital, simplificando los trámites para sostenedores y revisores, mostrando los avances y plazos en línea, y facilitando el control de la gestión. Así habrá un ahorro en recursos y tiempo para las comunidades educativas.