Presentación

viernes 09 de febrero, 2018

La evidencia indica que asistir a un centro de educación parvularia de calidad tiene efectos positivos, tanto en el desarrollo cognitivo como socioemocional de los niños y niñas, especialmente para aquellos que provienen de familias de mayor vulnerabilidad social.

Por ello es que La Ley N°20.832, crea la Autorización de Funcionamiento de Establecimientos de Educación Parvularia, una certificación del Ministerio de Educación que verifica el cumplimiento de ciertos requisitos y que les permite funcionar como tales.

De este modo, y junto con la obligación ya impuesta el año 2011 por la Ley N°20.529, para todos aquellos jardines infantiles y salas cuna que reciben aportes estatales, de obtener reconocimiento oficial del Estado, se inicia un proceso de estandarización de ciertos mínimos exigibles para todos, relacionados con infraestructura, condiciones sanitarias, proyecto educativo institucional, reglamento interno y de convivencia, mobiliario, equipamiento, recursos educativos, coeficiente técnico e idoneidad docente, entre otros, que constituye una gran oportunidad para resguardar condiciones de calidad educativa, inclusión y equidad.

La Ley N°20.832 establece que todos los establecimientos de educación parvularia que no cuenten con reconocimiento oficial del Estado, para poder funcionar y publicitarse como tal, deberán contar con la autorización de funcionamiento del Ministerio de Educación. Es decir, para funcionar como tal, un establecimiento de educación parvularia que no recibe financiamiento estatal, debe contar con una de estas dos certificaciones: autorización de funcionamiento o reconocimiento oficial del Estado.

Es importante mencionar que, aquellos establecimientos de educación parvularia que se encontraban en funcionamiento antes del 01 de enero de 2017, contarán con un plazo de adecuación para obtener la Autorización de Funcionamiento o el Reconocimiento Oficial del Estado, hasta el 27 de agosto de 2019. Luego de esa fecha, los establecimientos que no cuenten con alguna de aquellas certificaciones no podrán seguir funcionando.

Ahora bien, aquellos establecimientos de educación parvularia que iniciaron funciones desde el 01 de enero de 2017, no cuentan con el periodo de adecuación antes indicado, debiendo solicitar a la brevedad la Autorización de Funcionamiento ante la SEREMI de Educación respectiva.